PINTURA Y ESCULTURA

SE TRATA DE UN MURAL ÚNICO AL NO PODER SER CONTEMPLADO DESDE UN SOLO PUNTO DE VISTA


Entrevista a Miguel Mansanet, pintor del mural del centro de interpretación de Cabrera.


Desde la antigüedad el hombre ha usado como soporte de sus expresiones artísticas un

elemento rígido y duradero como es el muro, sea éste de piedra, como en las cavernas,

o de hormigón, como en nuestros días. Miguel Mansanet es el máximo responsable de la

realización del mural de 500 metros cuadrados del Centro de Visitantes de Cabrera. Situado

en la Colonia de Sant Jordi. En esta entrevista, Mansanet nos revela el significado de su obra:

un mapa ilustrado del mar Mediterráneo repleto de episodios históricos y mitológicos.

Grégory FEVE.


¿Cómo se produjo su vinculación al proyecto del Centro de Interpretación?

Cuando se diseñó el edificio, se observó que la torre presentaba un largo descenso entre dos

paredes de cemento, lo que resultaba muy árido. Se necesitaba una solución para que fuera

más agradable este recorrido. Los responsables del proyecto propusieron plasmar una historia

del Mediterráneo que completara desde un punto de vista didáctico y plástico la visita. Resultaba

algo difícil coordinar la interrelación de historiadores y pintores. Yo hice la carrera de Geografía

e Historia antes de estudiar en Bellas Artes y creo que eso ayudó bastante para elegir mi propuesta.


¿Cómo se puede definir su proyecto?

Hablar de la historia del Mediterráneo es algo muy subjetivo y dibujarla, una locura. Me planteé

el mapa como base y luego ilustrarlo desde un cierto punto de vista. Siempre me han gustado

los mapas Portulanos y en Baleares los trabajaron espléndidos especialistas. En la escuela

mallorquina de cartógrafos, la más importante del mundo medieval, se dibujaban precisas cartas

náuticas o portularios que reflejaban concienzudamente los detalles de las costas, los puertos y

las rutas de navegación. Este fue el punto de partida. Después, las operaciones preparatorias

fueron sugiriéndome soluciones y caminos. Por ejemplo, al envolver con el mapa el edificio

troncocónico, se une el Este (Israel, Jordania, Irak...) con el Oeste (España y Portugal), lo que

suponía un curioso reto respecto a los contenidos a seleccionar en esa zona. 


¿Qué técnicas de pintura se han utilizado?

Por pintura mural al fresco se entiende una intervención directa sobre la pared, pero esto sería

más bien un "seco". El "seco veneciano" consistía en pintar sobre tela y encolarla al muro. Las

características de la obra obligaban a usar este procedimiento. A partir de ahí, primero muchos

dibujos en papel. Luego un boceto final. Se proyecta y copia exactamente la "mancha" sobre

lonetas de lienzo al tamaño definitivo. Luego se van elaborando las telas individualmente, a veces

en mi estudio en Madrid y otras en Barcelona. También trabajé en Pirineos, con un grupo de

ayudantes, porque allí había una nave inmensa para seguir elaborando el mural desplegado en

el suelo. Una vez en La Colonia de Sant Jordi, se encolaron las telas al muro y durante un año

le hemos añadido textura y he tenido tiempo para definir y matizar detalles.


¿Podríamos afirmar que es una pintura única en el mundo?

Sólo diría que sí en un sentido. La particular estructura del edificio hace del mural una obra

singular que no puede ser contemplada de una sola vez ni de un solo punto de vista. Con cerca

de 500 metros cuadrados, este conjunto de pintura y escultura sólo se puede visitar descendiendo

por una rampa helicoidal de 130 metros de longitud. Aquí se encuentra la principal singularidad de este trabajo. La entrada se efectúa por la parte alta donde Cronos, el dios del tiempo, un principio masculino, insufla espíritu a ciertos sucesos de la vida del microcosmos mediterráneo; en el extremo contrario está Gaia, el principio femenino, la vida física, la materia, el contrapunto

necesario. 


¿Cómo ha concebido todos los elementos de esta pintura?

En un caso así, el pintor tiene que plantear una propuesta, una opinión, la suya, que no pretende

ser ni mejor ni peor que otras. El Mediterráneo representa la cuna de la cultura occidental. No

quería relatar los eventos más conocidos de la Historia mediterránea que podemos leer en los

libros de historia. Tampoco se trataba de poner fechas y hacer una secuencia. He delimitado las

escenas con segmentos de relojes rotos que sugieren la convivencia de escenas de diferentes

épocas. Por eso lo han llamado "La Espiral del tiempo, una historia ilustrada del Mediterráneo".


¿Qué parámetros se han usado para seleccionar las escenas de una historia tan rica?

He buscado contraposiciones, pares de opuestos, choques positivo-negativo. He preferido

pequeñas anécdotas, rincones poco famosos, momentos de la historia en los que el hombre

rico o pobre, el grande o el pequeño, el justo o el injusto se enfrentan. Por ejemplo, se dibuja

un Norte rico y poderoso y un Sur pobre. Ambos están enfrentados aún hoy. Hay una patera

con hombres que quieren llegar a Europa para encontrar una vida mejor. El mural nos muestra

que en un sitio tan antiguo, sabio y pequeño como el Mediterráneo no se han conseguido

repartir los recursos para que nos vecinos del Sur no tengan a sus niños desnutridos. Eso me

llama mucho la atención. He pintado eso también. No sé si será útil, espero que sí.

¿Qué personajes destacaría del mural?

Todos los personajes son importantes. En este mural, hay muchas figuras principales como Jésus de Nazareth, Pitágoras, Constantino el Grande, Alejandro Magno, Napoleón, Marco Polo, Leonardo Da Vinci, Dante, Picasso… y otros anónimos, que también cuentan cosas. 


¿Desde su punto de vista cual sería la escena principal?

La escena central del mural se encuentra en España, en el Al-Andalus medieval donde convivieron en paz los practicantes de las tres grandes religiones monoteístas. En esta escena, los representantes del Cristianismo, del Judaísmo y del Islam están sentados en la misma mesa y comen juntos el fruto de una granada, símbolo de la unidad en la diversidad. Hubo un tiempo en que esto ocurrió y la escena es un anhelo de futuro. Ahora, no parece posible. En lugar de

dividirnos, la religión debería unirnos.


¿Cómo se ha representado Mallorca?

Hay un barco en construcción en la Isla de Mallorca con la forma del signo matemático de lo infinito. Cuando vives en una isla el barco se asemeja al lenguaje.

El hombre que vive en una isla necesita construir un vehículo físico que transporta muchas cosas. El barco se convierte en algo mucho más que un barco. Se convierte en palabra, lenguaje, emoción, es la fórmula inicial de vivir y de entender la vida en una isla.


¿Para finalizar, cuál es el objetivo final de su trabajo?

En este trabajo hay mucho de "¿Qué es lo que debo hacer?" y menos de "¿Qué es lo que quiero hacer?". Supongo que quería hacer una pintura útil y amena.

El mural da pistas sobre eventos históricos interesantes en mi opinión que no son muy conocidos, ni estudiados en los colegios en general. Con esta selección

me gustaría provocar, sugerir, para que el espectador busque rincones de nuestra historia que nos pudieran dar nuevos puntos de vista sobre ciertos

acontecimientos de nuestro pasado. Creo que si no se conoce nuestra propia historia, nuestro pasado, no debe ser fácil obtener ideas de futuro y tampoco conocerse a uno mismo. Con este mural, pudiese ocurrir que ciertas historias del Mediterráneo nos sorprendan y nos resulten más cercanas

✘ cerrartrayectoria.html